¿Generar contenidos sin una estrategia detrás?… Mucho esfuerzo sin efecto

Casualmente, en solo una semana, han sido varias las empresas que nos han pedido presupuesto de algo muy concreto: generación de contenidos sin más. Creedme, esto no es fácil de valorar, como no lo es nada de lo que ofrecemos, porque siendo un servicio de intangibles por sí mismo es difícil de “monetizar”, aunque para ello seguimos varios criterios, entre ellos, el tiempo, la dedicación, y la experiencia.

Cuando nos piden que les coticemos este servicio, el de generación de contenidos, nuestra responsabilidad nos lleva a hacer las siguientes preguntas: ¿Hay detrás una estrategia? ¿Sabéis qué tipo de contenido queréis difundir y por qué? ¿Qué esperáis de esas publicaciones y si sabéis si se ajustan a los intereses de vuestro público?…

En muchos de esos casos, la respuesta es que no, que no hay una estrategia, que solo quieren alimentar sus canales de contenido, sin mayor pretensión que subir dos o tres publicaciones al día.

Los contenidos, sin embargo, deben ir estrechamente ligados a la estrategia o plan de comunicación que haya elaborado previamente quien asuma las labores de comunicación en conjunción con la Dirección de la empresa. Esta labor previa es imprescindible para que los mensajes que se vayan a lanzar en uno u otro soporte vayan en la dirección que queramos, se dirijan realmente a nuestro público y consigamos efectividad.

Para ello, en estos casos, proponemos una serie de pasos:

  • Una primera Fase de auditoría para analizar cómo se está comunicando hasta ahora, qué mensajes se están lanzando, en qué canales, si se están midiendo los resultados y si la imagen corporativa que existe – lo que se percibe- es la que queremos que sea. Esta fase nos ayudará a unos y a otros a conocer bien la empresa y a empaparnos de su identidad.
  • Una segunda fase de elaboración de un Plan de Comunicación personalizado que englobe objetivos, públicos (clientes,  posibles clientes, medios de comunicación, empleados, otros profesionales como prescriptores, etc.), mensajes y tono, así como canales fijando un calendario de publicaciones, de acuerdo con las conclusiones extraídas de la auditoría inicial y los objetivos estratégicos de la empresa.
  • Una última fase de ejecución del Plan de comunicación: Ahora sí podemos elaborar contenidos de acuerdo con el calendario previsto y medición de resultados.

Obviamente, esta es una exposición esquemática de lo que suponen días de trabajo en el que deben participar todos los agentes implicados en la comunicación de la empresa. El que todos trabajen a una en esta estrategia o plan de comunicación ayudará a que todos vayamos en la misma dirección, comuniquemos de la misma forma y sobre lo que realmente hay que comunicar, evitando así dislates y desviaciones en la comunicación.

Afortunadamente, cuando entienden que la comunicación debe ser algo más holístico es cuando empiezan a obtener los resultados esperados.

Paola Luna

Directora Hablo de ti Comunicación