Cuenta lo que te diferencia, lo que ofreces como valor añadido, lo que reportas a tu público

Habitualmente, me preguntan: ¿Qué cuento de mí, con qué información puedo atraer a mi público?… En la respuesta tenemos mucho que ver los que nos dedicamos a esto de la comunicación, que debemos estar capacitados para saber extraer lo esencial, aquello que llame la atención, atraiga e incite a nuestro público, al menos, a estar pendiente.

Para ello, obviamente, debemos tener claro en qué entorno nos movemos, cuáles son los intereses de nuestro público, qué contenidos buscan y hacerles seguimiento, escuchar qué dicen y dónde y analizar su respuesta. Y esto debemos hacerlo constantemente, a diario si me apuras. Además del trato directo, actualmente existen muchas herramientas que nos permiten estar al día en este aspecto.

Una vez que tenemos esta información, nos queda elaborar el contenido. En este sentido, te puedes limitar a contar de ti lo habitual, lo de siempre, lo que cuentan todos o, por el contrario, puedes contar lo que te hace diferente, por lo que te buscan, lo que ofreces como valor añadido o lo que reportas a tu público. El enfoque es esencial y determinante.

Tu director de comunicación, como se presupone que te conoce como tú a ti mismo, te sabrá guiar y orientar sobre qué contar, sobre cómo lo vas a contar y qué tono emplear, y cuándo sería el mejor momento para hacerlo. Todo debe estar previsto, planificado y calendarizado en tu Plan de comunicación, siendo flexibles sí, pero no demasiado.

Por ejemplo, si diriges una Residencia de mayores, sabrás que además de los residentes que tienes y de los futuros, otro público igual de importante es el que forman los familiares.  A ellos tienes que dirigirte especialmente porque son quienes deciden el ingreso en la mayoría de los casos. Y, ¿qué necesitan saber ellos?… Sabrás, porque así lo has ido viendo en las entrevistas o deduciendo de las preguntas que te hacen, que necesitan saber que sus mayores van a estar igual o mejor atendidos que en casa; que hay un plantel de profesionales experimentados y formados para asistir a su mayor en todas sus necesidades; que habéis ideado un programa de actividades con el que se divertirán trabajando y vivirán sus horas intensamente; que en el Centro tienen posibilidad de relacionarse con otros mayores, de conversar, pasear y reír juntos; que los familiares forman parte de la atención en la Residencia, que ellos son una parte muy importante en la evolución de su mayor y que se cuenta con ellos. Todo esto debes contárselo, con entrevistas a los profesionales, con testimonios de los residentes, con vídeos sobre las actividades terapéuticas, con imágenes de ellos sonriendo… Y así, un abanico enorme de posibilidades que suscitarán sin ningún tipo de duda, el interés y la intención, al menos, de solicitar información.

Te pongo otro ejemplo. Si vendes zapatos, con la que competencia que hay, más te vale diferenciarte. Puedes limitarte a aseverar que tus artículos son los más cómodos del mercado, sin más explicación y “porque yo lo valgo” o bien, argumentarlo por ejemplo, con la visión de un podólogo que avale tu producto porque reúne los requisitos necesarios para garantizar comodidad y salud al mismo tiempo; o con un vídeo reportaje que narre el proceso que seguís en la elaboración de vuestros zapatos, donde se vea qué tipo de materia prima empleáis y por qué, el uso de técnicas innovadoras que facilitan vuestro trabajo y que, sin embargo, lo complementáis perfectamente con la tradición de lo artesanal. Quizá vuestro producto sea más caro pero estás contando por qué y contándolo de esa forma, tu público no solo lo va a entender, sino que va seguir comprándote con la convicción de que está haciendo lo mejor.

Son dos ejemplos tratados de una forma muy simple pero que pueden arrojarte algo de luz al respecto. Si tienes claros tus objetivos, a dónde quieres llegar y cuál es tu público, qué relato quieres construir y contar, qué enfoque vas a darle, qué canales vas a emplear y cómo vas a ir midiendo, todo ello definido en el Plan de Comunicación, indudablemente te resultará más fácil llegar y conseguir tus objetivos.